HealthyWork: PAE (Programas Asistencia al Empleado), Soluciones Cross Culturales, Prevencion Riesgos Psicosociales, Formación a Medida
27Junio

La falta de tiempo es el mal de nuestros días: ¡aprende a planificarlo!

laurablog

Todos hemos sentido alguna vez que no nos dan las horas del día para hacer todo lo que nos gustaría o deberíamos. Nos decimos a nosotros mismos que nos da tiempo a hacer muchas cosas distintas, pero la realidad es distinta. Empiezas con una tarea y termina llevándote más rato del que creías.

Aparece el agobio. La ansiedad va en aumento según van pasando las horas y no avanzas. Y esto es más la norma que la excepción. ¿Podemos hacer algo para remediar esto? ¡Aprende a planificar tu tiempo de forma que lo aproveches al máximo!

  1. Planifica tu tiempo.

Cada vez percibimos más que el tiempo es un recurso escaso y limitado que se nos escapa sin darnos cuenta. La causa de esto puede ser que, en ocasiones, seleccionamos u organizamos las tareas a realizar de forma errónea. De esta manera, sentimos que las cosas que tenemos que hacer nos desbordan y trabajamos de forma impulsiva, lo que nos hace sentir una presión constante y que no deja de aumentar.

¿Cómo podemos ponerle remedio a esto? Aprendiendo a planificar mejor nuestro tiempo. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es anotar todo aquello que tengamos que hacer. De esta forma nos aseguraremos de que no nos olvidamos nada. Además, es importante dedicar todos los días unos minutos a planificarnos. Al igual que fijaremos un intervalo de tiempo para cada actividad, deberemos hacer lo propio para imprevistos, de forma que evitemos los picos de ansiedad que pueden aparecer cuando surgen contratiempos.

De la misma manera, es muy importante que destinemos tiempo para el descanso, pues si tratamos de hacer todo de una sola vez al final vamos a tardar más al forzar nuestro cuerpo. Una vez que sabemos esto, toca definir los objetivos a corto, medio y largo plazo. También vamos a fijar sub-objetivos o pequeños pasos intermedios que tenemos que seguir para llegar a la meta final.

A la hora de organizarnos, podemos hacerlo semana a semana agrupando las tareas por temas. Así evitaremos ir saltando de una cosa a otra. En este sentido, tenemos que establecer la importancia y la urgencia de las distintas actividades, clasificándolas por colores en un horario que sea visible y de fácil acceso (en una agenda, un calendario o en el ordenador, por ejemplo).

Aquí no debemos olvidar que es relevante terminar primero las tareas prioritarias para que no se nos vayan acumulando los deberes urgentes y dejemos para más adelante aquello que sea menos importante. Por último, el perfeccionismo nos puede jugar una mala pasada, por lo que hay que tener presente que es imposible abarcar todo de forma excelente y es mejor delegar en los demás lo que puedan hacer otros.

  1. Prioriza las actividades.

Estamos hablando de priorizar las tareas urgentes e importantes por encima de las demás pero, ¿cómo podemos establecer qué incluir aquí y qué no? Para ello, podemos hacer un cuadrado en una hoja, para posteriormente dividirlo en cuatro cuadrados más pequeños:

-        En el primero apuntaremos aquello que sea importante y urgente. Es decir, aquellos deberes que requieran atención inmediata, como crisis, presiones o proyectos con fecha de vencimiento.

-        En el segundo anotaremos lo que sea importante pero no urgente. Esto hace referencia a todas aquellas actividades que son relevantes para conseguir nuestros objetivos, osea que necesitamos destinarlas tiempo para ir haciéndolas. Por ejemplo, la planificación del futuro, las nuevas oportunidades, nuestras relaciones personales, las actividades preventivas, las de crecimiento personal y el ocio y la diversión.

-        En el tercero reflejaremos las tareas urgentes pero no importantes. En otras palabras: que podemos delegar a otras personas. Aquí incluiríamos algunos e-mails y llamadas, interrupciones o actividades populares, así como presiones familiares o sociales.

-        En el cuarto anotaremos aquellas cosas que no son ni urgentes ni importantes pero nos roban nuestro tiempo haciendo que lo desperdiciemos a menudo.

De primeras, optimizar nuestro tiempo requiere que nos sentemos tranquilamente y dediquemos un rato a poner en marcha todo lo que hemos comentado aquí. Puede parecer una tarea un tanto ardua, pero a medio y a largo plazo nos vamos a ver beneficiados de esto, de forma que bajemos la ansiedad y el enfado que pueden suscitar la falta de tiempo… ¡Planifícate!

Posted in Avances psicologia, neurociencia, inteligencia, Coaching, Formación

 

Contacto:

Calle Ferraz 49, 28008 (Madrid)

contactus@healthywork.es

contacto@healthywork.es

Tel: +34 91 5590061

Healthy Work

Expertos en PAE, Formación y

Desarrollo del Capital Psicológico

Subscríbete

Somos Miembros:

eaf   eaep

logosepp flgo-colegio-psicologos f

Creadores del Proyecto

logosepp f